Drogas callejeras, una amenaza latente para nuestros hijos

Por: Armando Chavarro  /  Humanista Científico – Escritor y Conferencista Consultor

Hay un peligro que amenaza diariamente con acabar con la estabilidad social y con la vida de niños, jóvenes y adultos y ese peligro letal es la drogadicción y la fármaco-dependencia. Es una situación del alto riesgo para la familia y la sociedad. Es algo que pareciera no tener solución pero en realidad sí la tiene.

Es posible que las personas que hoy padecen este problema puedan salir de esto mediante tratamientos y procesos de salida y recuperación. Pero para que ello sea posible, la persona, sea cual fuere su edad debe tener la firme decisión de hacerlo. Es por su propia decisión que le será posible lograrlo. A estas personas se les puede ayudar.

El otro aspecto y el más importante podríamos decir, es prevenir el consumo para que nuestros niños y jóvenes de hoy no caigan en ese sórdido y letal mundo de destrucción y muerte. Letal porque destruye su sistema nervioso central, ocluye su sensibilidad y percepción de las cosas buenas de la vida, disminuye su estado de alerta y almacena partículas en los tejidos que causa daños, muchas veces irreparables a su cordura y puede acabar con su existencia; de manera física y definitiva o, muerte mental y por qué no decirlo, muerte espiritual.

Las personas adictas a las drogas se desconectan de su entorno familiar, se vuelven agresivos e insensibles, hacen lo que sea para conseguir los recursos para comprar la droga por lo que se apropian o roban a su misma familia o amigos sus bienes para venderlos, empeñarlos o intercambiarlos por las dosis que necesitan para calmar su ansiedad.

La inclinación al consumo de drogas tiene varios orígenes pero el espacio no nos permite ampliarnos tanto, lo que si puedo compartir con mis amigos lectores es que se ha comprobado que, la primera causa por la cual nuestra infancia y juventud, nuestra sociedad es blanco de los mercaderes del caos de las drogas, es por ignorancia. El desconocimiento real del las causas y las consecuencias de este problema les hacen vulnerables.

En principio debo decirles que las drogas se consumen fundamentalmente por dos razones: El dolor físico y la desesperanza o el sufrimiento emocional. Así, por causa del dolor físico, se consumen las drogas médicas o las llamadas medicinas y, por la desesperanza y el sufrimiento emocional, los narcóticos: Las drogas callejeras, Drogas heroicas, alucinógenas, barbitúricos, psicotrópicas o psicoactivos, estas últimas formuladas en la mayoría de los casos por los psiquiatras en su buena voluntad de ayudar, esto puede ser, pero lo que realmente se hace con estos fármacos es acabar con los cerebros, el sistema nervioso central y alterar la percepción sobre la vida y condición de supervivencia humana.

El mejor camino para proteger a nuestros hijos, a nuestras familias de este flagelo, es facilitando a nuestros hijos un acompañamiento sistemático en su etapa de crecimiento, procurándole en los organismos competentes, la buena capacitación sobre el tema. A los padres de familia les digo: Los padres renunciamos al derecho de cansarnos, no tenemos derecho a ello cuando concebimos hijos. ¡No podemos cansarnos!, con nuestras obligaciones de crianza en el día a día, si queremos hijos sanos, felices y útiles a la sociedad.

Un abrazo para todos.

Contacto con el autor: e-mail: consultor@armandochavarro.com

Adquiere mi libro:  «El Factor E-LA ETICA, el elemento que ha faltado» lo puedes encontrar desde cualquier lugar del mundo en el siguiente link universal permanente http://www.todoebook.com/EL-FACTOR-E_-LA-ETICA_–ARMANDO-CHAVARRO-ARMANDO-CHAVARRO-LibroEbook-0073020001.html

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube