El deseo de tener dinero

No es malo tener dinero, nunca ha sido malo tener dinero. Lo malo es lo que se puede hacer con este cuando se tiene…. el uso del mismo. Usarlo para bien o para mal, ya corresponde a unos niveles de conciencia social y humana; construyes o destruyes, pero no es el dinero en sí, son tus decisiones personales.

Entre todos los deseos humanos, es el más destacado. Personalmente hice un sondeo espontáneo y al azar y cuando preguntaba “Qué es lo que tú más deseas tener en la vida”, 93 de 100 personas me respondieron sin pensarlo dos veces: “El dinero”. Ese mismo ejercicio lo hago constantemente y de manera espontánea, obteniendo recurrentemente la misma respuesta.

Riqueza, abundancia, Independencia Económica; es lo que la gran mayoría de las personas quisieran tener, lo anhelan, sueñan con eso algún día. Pero hay algo curioso, aunque es lo que la gente desea, es muy poco lo que hacen para conseguirlo. Muchos piensan que si trabajan de sol a sol en un empleo y reciben un sueldo por ello, ese podría ser el camino, otros se acercan a las ventanillas o los negocios de apuestas donde cada día dejan una pequeña parte de su salario, comprando boletos de loterías o chances de ganancias casuales. No puede negarse que algunas veces, algunas personas tienen un golpe de suerte y logran apostarle a un número ganador, otros después de 30 o 40 años de trabajo incansable, ahorro y limitaciones económicas, obtienen alguna estabilidad financiera medianamente satisfactoria o tranquilizadora, pero la proporción es 1 entre millones.

También están aquellos que aunque desean fervientemente ser ricos o tener una libertad financiera, no hacen nada real para alcanzarlo, están llenos de miedos, prejuicios, desconfianzas de emprender y tabúes que les amarran e impiden dirigir sus esfuerzos hacia la búsqueda de la riqueza y prefieren permanecer entonces con éxito mediocre, endeudamientos con tarjetas de crédito, dando arañazos aquí y allá para aparentar estar bien, aunque el mundo les esté aplastando por el estrés financiero.

No es malo tener dinero, nunca ha sido malo tener dinero. Lo malo es lo que se puede hacer con este cuando se tiene…. el uso del mismo. Usarlo para bien o para mal, ya corresponde a unos niveles de conciencia social y humana; construyes o destruyes, pero no es el dinero en sí, son tus decisiones personales.

Alcanzar una fortuna legal, sólida y estable, puede conllevar a mucho esfuerzo o, puede llegar a ser muy sencillo, dependiendo lo que estés dispuesto a hacer para conseguirlo. Para no hacer un tratado sobre las dificultades para alcanzar el éxito, ya que ese no es el punto que deseo tratar y porque sería muy extenso, hablemos de qué modo podría ser sencillo lograrla.

Las redes de mercadeo, la industria del multinivel, donde hay un producto o servicio real que ofrecer, es la más bondadosa, generosa y sencilla forma de alcanzar independencia económica en tiempos relativamente cortos. Esta industria no requiere experiencia, títulos o grados específicos para ser exitoso; incluso, se puede ser empleado – de cualquier nivel – e incorporarse a una empresa de estas, utilizando parte de su tiempo libre para desarrollar la actividad que se requiere. Desde luego, por ser un trabajo de tipo independiente, en realidad un negocio, a todo negocio hay que dedicarle tiempo pero, si la persona hace lo que tiene que hacer, copia y duplica lo que es procedente hacer, se enfoca, concentra su intención y atención en esa actividad, con mucha seguridad, en un tiempo prudente, verá que recibirá frutos económicos reales, que mes a mes su propia red se fortalece y no muy lejos, comenzará a recibir ingresos residuales, de personas que ni siquiera llega a conocer, por la expansión exponencial de su equipo directo e indirecto y lo más probable es que deje el empleo del mes a mes, ganando mucho más dinero y pudiendo dedicar más tiempo a sí mismo y a su familia; una mejor calidad de vida y unas cifras bancarias que sumarán a la derecha y no restarán a la izquierda. Libre de tormentosas deudas y estresantes situaciones como consecuencia de la escasez económica.

Edgar Cruz Guarín, un abogado amigo mío, quien era Contralor Regional en Fusagasugá, una pequeña ciudad de Colombia, me dijo un día en el año 1995, “Tener una casa no es una gran riqueza, pero no tenerla es una gran pobreza”; yo no tenía vivienda propia en aquel entonces y realmente sentí con rudeza sus palabras… pero desafortunadamente es una triste realidad. Sin embargo esas palabras me enseñaron que la vida es un juego que hay que tomar en serio. La actitud de ganador o perdedor que le imprimas, hará la diferencia.

Vivir en la abundancia es posible y es real, las redes de mercadeo son el mejor camino, no el más fácil pero si el más llano. Sólo tienes que hacerlo!! . Sin reservas, sin prevenciones, sin dudas, sin desconfianzas, sin temores. Las empresas de multinivel tienen sus esquemas de capacitación y orientan sobre cómo hacerlo. Así que, si hoy buscas una opción para librarte de las cadenas de una economía apremiante, de escasez o fracaso, si realmente quiere hacerlo, si estás con disposición de aprender y recorrer esa ruta hacia el éxito económico, hay un camino para lograrlo.

 

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube