Hay que tener un corazón de acero

Hay que tener un corazón de acero Por: Armando Chavarro / Escritor-Humanista –  Conferencista y Coach Familiar, Social y Empresarial

…….  Cuando se es niño, se tienen sueños e ilusiones. Son aquellas cosas que le animan a crecer, esas que quisieras alcanzar aunque en esa etapa no se sabe cómo, simplemente queremos ser como…

o llegar a… o tener…. ; en fin, son aquellas ideas infantiles que van emergiendo en la medida en que se va teniendo contacto con el mundo. Se admira al padre o a la madre o alguna persona cercana a la familia. Los íconos o prototipos de personajes del cine y la televisión también llegan a convertirse en el ideal que quisiéramos alcanzar.

No hay fracaso posible, solo es pérdida del valor

Sin embargo, al tiempo que se va creciendo y experimentando la vida, cuando nos encontramos de frente con la necesidad de sobrevivir en un mundo de competencias, obstáculos, envidias y contraposiciones de todo tipo, donde alcanzar los sueños y hacer realidad las ilusiones, exige esfuerzos y muchas veces sacrificios extremos; es en esa etapa cuando las personas sienten confusión, ansiedades, angustias existenciales que en muchos casos pueden conducir a la pérdida de su entusiasmo, al abatimiento y a la derrota.

Lo que no nos dicen en la infancia es que para alcanzar los sueños e ideales, hay que tener un corazón de acero, resistente a las leyes de la supervivencia, resistente a la corrosión social y a las adversidades. No nos dicen que hay que tener un corazón de acero que no se oxide con el tiempo y que por el contrario se vaya templando con cada experiencia.

Lo que no se enseña en la infancia es que hay que fortalecer el corazón y alimentar la mente y prepararse para el juego de la vida, que si bien es cierto en los primeros años es complaciente y divertido, se va haciendo rudo y exigiendo preparación, tenacidad, vigilancia constante, coraje y valor. Un juego que podemos hacer agradable y satisfactorio en la medida en que nos preparemos para ganar. Hay que jugar el juego de la vida con espíritu ganador, nunca perdedor.

Si no estás preparado al ir pasando por las diferentes etapas del juego, de menor a mayor; la confusión, la incertidumbre, el peso del tiempo irán doblegando tu ímpetu hacia la vida.

Es mejor luchar que sucumbir

Es necesario que cada día te levantes y alimentes tu ser interior, con los mejores pensamiento, con los mejores propósitos, con las mejores ideas; ponte objetivos y metas, haz un plan para ese día y ve a cumplirlo al pie de la letra, sin excusas ni justificaciones, sin disculpas. Solo ve y cúmplelo, verás lo satisfactorio que es. Luego haz un plan para la semana, el mes, el año… terminarás proyectando tu vida y obteniendo logros contra todas las vicisitudes y adversidades. Hay que tener un corazón de acero para no sucumbir, para alcanzar el éxito, mira dentro de ti y fortalécelo. Es lo que tienes para vivir.

————————————————————

Contacto con el autor:

e-mail: consultor@armandochavarro.com

 

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube