La Sonrisa Milagrosa

Interpretada como afinidad, la sonrisa significa un estado de armonía y comunicación con la humanidad, cuyo mensaje explícito es la aceptación y acercamiento entre unos y otros y, la capacidad para aceptar principios convivenciales que conducen al logro de una interacción grupal, familiar y social de carácter constructivo.

La magia de una sonrisa, una sonrisa sincera, la sonrisa milagrosaPor: Armando Chavarro
Escritor Humanista  –  Conferencista – Consultor

www.armandochavarro.com

Para que las personas, conviviendo en familia puedan tener una vida bonita, tolerante, bondadosa y participativa, no deben permitir que su nivel de afinidad se disminuya, se deteriore o se vea alterado por la intervención de los accionistas de la maldad, cuyas mentes pareciera estar prediseñadas para dañar, para destruir los procesos sociales; aquellos que cuando ven a alguien feliz, usan su tiempo intentando de una u otra forma entorpecer la armonía y la felicidad de otros.

Un ejemplo de afinidad sería el estado en que las personas se encuentran por razones de intereses, ideales, sueños aspiraciones y afectos comunes. Podría decirse que cuando una persona tiene un tipo de empresa o negocio y al ofrecer sus productos es recibido o atendido por otro, aunque son vendedor y comprador, tienen un margen de afinidad porque el uno tiene lo que el otro desea adquirir. En este caso, si el vendedor sabe aprovechar ese nivel de afinidad expresado por su potencial comprador, podría tener una sesión exitosa y lograr una buena venta.

Otro caso de afinidad en que, en el rostro se refleja una sonrisa afectuosa, sería cuando alguien que busca vivienda, entre aquellas que visita encuentra aquella en la que se siente cómoda o cómodo… no quiere salir de allí y quisiera quedarse. Aquí existe la relación afinidad-objeto; no es solo un sentimiento entre personas, también lo es entre personas y cosas; sean autos, vivienda, vesturario, etc.

En el tema de la migración social, es oportuno pensar que, cuando emigramos de nuestra tierra hacia otros lugares es porque ya no tenemos afinidad allí, no nos sentimos bien por las múltiples razones que ello representa; falta de oportunidades, inseguridad, sufrimiento e incertidumbre. Así, buscamos ir hacia donde podamos estar mejor… es decir hacia donde sentimos mayor afinidad. Una vez allí, se nos acepta a través del empleo, la vivienda y el bienestar integral. Entonces, necesitábamos estar en un mejor sitio y ese sitio nos ha aceptado, independientemente de los que expresan el rechazo o la negación, lo cierto es que allí hay afinidad y debemos ser amables, contributivos, participativos y afectuosos en la tierra que ahora estamos.

Hoy les voy a dejar una tarea a mis lectores: Miren a sus hijos, su esposa, su familia, su trabajo, sus compañeros y, busquen los puntos de afinidad que tienen entre unos y otros.. Luego de esto sonrían y miren con bondad a su prójimo. Entonces, hagan que su afinidad se acreciente y que sus sonrisas actúen como la llave de oro de la prosperidad y la sana convivencia.

Consultorias Online: consultor@armandochavarro.com

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube