Nuevo año… Nuevo día

El nuevo tiempo es.. ¡¡Ahora!!

Una de las costumbres muy tradicionales que enmarcan el inicio de un nuevo año, es la de asumir que es un reinicio hacia la vida, la salud, la prosperidad, el bienestar general, de personas, familias y sociedad.

Muchas son las personas que esperan que un año se termine a ver si el próximo es o será mejor tanto a nivel familiar, como económico o sentimental. Se postulan cambios, viajes, logros, etc.


La pregunta que surge sobre este tema es: ¿Por qué esperar a que se acabe el año o a que se inicie uno nuevo para entonces si desear los cambios? El desarrollo, el progreso, la prosperidad, el éxito? No es esperar mucho? 365 días para consolidad propósitos y alcanzar sus sueños y deseos?

Pues bien, la idea es que no sea el cambio de año lo que pueda conllevar a un cambio de vida. La idea es que ese cambio se inicie cada día, cada 24 horas y no cada 8.760 horas. Que cada día sea el nuevo día. Que cada día cada persona en cada familia, cada miembro de la sociedad, abra sus ojos y diga algo como: Ahhh!! Qué bueno!! Un nuevo día, gracias doy por este nuevo día de oportunidad para trabajar por mis sueños y objetivos, hoy lo haré con todo mi entusiasmo, con todo mi corazón, por mi y por mi familia… por mi y por la sociedad.

Unas sociedad vigorosa, positiva, entusiasta y motivada, es una sociedad que prospera, que genera cambios, que construye, que modifica estilos de vida y es una sociedad ideal. Pero esto solo se puede lograr, si cada individuo cambia o modifica su manera de pensar, si entiende que el cambio no se hace o no se espera anualmente sino diariamente, hora tras hora, minuto a minuto.

El deseo de mejorar debe ser un pensamiento y la principal motivación creadora de cada individuo y junto con él, de cada grupo; familiar o social, deportivo o empresarial y así es como se pueden ver los logros a inmediato o corto plazo. Sin distracciones, sin pensamientos negativos o inhibidores, sin ideas de fracaso o pérdida, sin razonamientos que retarden el crecimiento y desarrollo personal, familiar y social.

La naturaleza está hecha para que de manera natural mantenga el continuo cambio y conservación de la vida. Así mismo el hombre fue creado para contribuir como parte de la vida a la conservación de la misma y al aprovechamiento de los recursos que ésta le brinda, para conservar y mejorar su vida.

El principal recurso y mayor tesoro que poseemos es el tiempo… ¿Por qué desperdiciarlo esperando tanto tiempo para el cambio? Hazlo ahora!!! Comienza ya!!!

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube