Salud mental y las implicaciones en la tercera edad

Dra. Lucy Montero S.  –  Ps. Clínica, FUKL  –   Email: lucymontero48@hotmail.com

En el proceso de envejecer ocurren cambios progresivos en las células, en los tejidos en los órganos y en el organismo total. Es la ley de la vida que todas las cosas vivan y cambian con el tiempo, tanto en estructura como en función. El envejecimiento empieza con la concepción y termina con la muerte

La vejez no es una enfermedad, es un estado de progresivos cambios degenerativos, de lento desgaste, pero no es una enfermedad ni tiene que venir acompañada de dolores ni angustias. Hay enfermedades propias de la vejez, lo mismo que hay enfermedades propias de la infancia pero eso no quiere decir que la infancia sea una enfermedad, como tampoco lo es la vejez, la salud mental influye en la salud del cuerpo, así como las enfermedades físicas afectan la salud mental de una persona.

Por ejemplo, los adultos mayores con enfermedades físicas presentan tasas más elevadas de depresión que quienes no padecen problemas médicos, se puede llegar a viejo sin problemas de salud físicos, ni mentales, todo depende del estado que mantenga previamente una persona, el proceso de envejecimiento no está libre de problemas, la enfermedad no es exclusiva de la vejez como no lo es la salud de la juventud, la enfermedad puede aparecer en cualquier etapa de la vida, no hay una edad fija. Mientras personas jóvenes aún padecen variadas enfermedades, muchos adultos mayores son muy saludables.

Los cambios biológicos en esta etapa se evidencian por el deterioro físico y psicológico como disminución de visión y audición, cambios en la piel, manchas y alteraciones fisiológicas, perdida de la memoria, irritabilidad, tristeza y apatía entre otras.

Para una buena salud mental y un comportamiento saludable es importante la actividad física, una adecuada nutrición, prácticas adecuadas de higiene, establecer relaciones sociales, resolver problemas interpersonales, desarrollo de comportamientos adecuados para el manejo de situaciones, cumplimiento y seguimiento de las prescripciones de salud, apoyo y colaboración de la familia pero ante todo una actitud positiva frente a lo que hace y a lo que le pasa.

Es importante que los prestadores de Salud y la sociedad en general presten atención a las necesidades especiales de la población de edad mayor tomando medidas como:

  • Capacitación a los profesionales en salud para la atención de esta población
  • Prevención y atención de las enfermedades crónicas que acompañan a la vejez, como los problemas mentales y neurales
  • Elaboración de políticas sobre la asistencia a largo plazo y los cuidados paliativos (prevención y alivio del sufrimiento)
  • Creación de servicios y entornos que favorezcan a las personas de edad.
  • Programas de prevención de la violencia o maltrato en contra de los adultos mayores
  • Programas de desarrollo comunitario

 La salud mental de los adultos mayores se puede mejorar mediante la promoción de hábitos activos y saludables, creando condiciones de vida y ambiente favorable para que las personas adopten modos de vida sanos e integrados.

También es importante crear y generar condiciones en las que el adulto mayor tenga una mejor calidad de vida, se sienta incluido dentro de una familia y red de apoyo que le generen seguridad y autoestima.

Los jubilados presenta muchos estados de soledad, se sienten abandonados y subestimados por la familia, amigos y conocidos por eso es importante brindarles seguridad, amor y confianza para ayudarles a sobrellevar esta etapa.

 

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad” (Gabriel García M.)

 

 Lucy Montero S.

Ps. Clínica

Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube