Tú puedes cambiar tu vida

Tú puedes cambiar tu vida

Hay momentos en que parece que la vida quisiera aplastarnos, en que nos sentimos impotentes, abatidos, agobiados por las adversidades. Esto suele suceder, especialmente cuando esos incidentes tienen que ver con el trabajo y la familia.

Está claro que los problemas de tipo familiar, se intensifican cuando el o los miembros que sostienen el hogar, que aportan el dinero necesario para sus gastos de supervivencia, se quedan sin empleo o, simplemente han llegado a un punto en que el dinero que perciben no les alcanza para vivir.

Y es que, en esto de la economía personal o familiar hay algo muy curioso y particular…. El querer aparentar o mostrar lo que en realidad no se posee. Muchas personas con sueldos o salarios modestos, pero suficientes, se meten en caminos sin salida al asumir créditos y compromisos económicos muy por encima de su capacidad de pago.

Cambiar tu vida está en tus manosPara algunos es muy fácil solicitar o aceptar los “generosos” ofrecimientos de los bancos cuando te ofrecen sus tarjetas tarjetas o planes de créditos, el carácter es voluble y por el deseo de mejorar, terminamos por comprar cosas a plazos, a largo tiempo; por un impulso esencialmente emocional, no razonado.

Podemos observar personas que con ingresos mínimos y conociendo sus limitaciones, distribuyen magistralmente sus ingresos de modo que cubren sus gastos alimenticios, de alojamiento, vestuario y demás. Y, aunque no suelen vivir con ningún tipo de ostentación o lujos, poseen lo necesario, su nivel de estress es bajo y logran conservar sus familias unidas. No obstante todos los seres humanos en mayor o menor escala, buscamos siempre un mayor bienestar y prosperidad. Pero este propósito no debe obnubilar nuestra razón en materia económica.

Por otro lado, los amantes de la apariencia y la falsa riqueza. Estos, que sólo ganan un poco más que los que viven con salarios mínimos, gastan más de lo que ganan, se dejan dejan conquistar por el hábil verbo de los prestamistas y terminan debiendo más de lo que podrían pagar cómodamente, sus niveles de estress y enfermedades psicosomáticas es mayor y muchos de ellos, terminan en la desintegración familiar, perdiendo o acabando con sus hogares.

No está mal que desees tener mejores cosas como, una mejor vivienda, un mejor vestuario, un buen vehículo, una mejor escuela para nuestros hijos y demás. Pero antes, debes tener claro. 1. ¿Qué es lo que deseas tener?   2. ¿Qué tienes que hacer para lograrlo?, y 3. ¿Quién eres, cuáles son tus capacidades y a qué exactamente te vas a dedicar?

Cuando tengas claros estos 3 puntos, entonces inicia la carrera y con seguridad, llegarás a tu meta…. El éxito!!!!

Por: Armando Chavarro  / Escritor-Humanista – Conferencista y Coach Familiar, Social y Empresarial    * Contacto con el autor: e-mail: consultor@armandochavarro.com
Síguenos y regálanos un

Deja una respuesta

Síguenos
RSS
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
YouTube
YouTube